LA PRETEMPORADA: EL TRABAJO A REALIZAR

LA PRETEMPORADA

Muchos de los que lean esto ya se han tomado el merecido descanso tras una larga temporada atlética en la que hemos llevado nuestro cuerpo a exigencias máximas para alcanzar los objetivos que nos marcamos a comienzos de temporada.

Este período de descanso (activo o no) nos ayuda a desconectar de nuestra rutina de entrenamientos, darnos algún lujo que otro (en forma de comida o bebida) que no solemos darnos cuando estamos entrenando y además, reflexionar sobre lo que hemos hecho bien y mal, sobre lo que hemos conseguido o no y plantar nuestras ilusiones en nuevos retos deportivos.

Con el comienzo de la pretemporada será fundamental eso, es decir, sentarnos con nuestro entrenador y comentarle nuestras motivaciones, ambiciones y objetivos a corto, medio y largo plazo. Sin esto punto bien definido no recomiendo que se comience una temporada.

Debemos partir con objetivos claros y concretos, que sean consensuados y realistas y que por supuesto sean motivantes y a la vez motivadores. Estos objetivos serán los que guíen nuestra pauta de trabajo, nuestro modus operandis y los que nos ayuden en nuestro día a día.

Objetivos a corto plazo que pueden variar desde diarios a no más allá de quincenales (pueden ser del tipo de conseguir el plan sin pararme ningún día o simplemente voy a intentar salir todos los días a la misma hora).

Objetivos a medio plazo que son los que nos van a ir evaluando nuestro estado de forma y sobre todo el cómo van nuestros entrenamientos (en dos meses quiero correr una media maratón en 1h24 porque el objetivo de esta temporada es bajar de 1h20’).

Objetivos a largo plazo que además serán los objetivos principales de la temporada y que no podrán ser más de 2-3 objetivos (quiero bajar de 1h20’ esta temporada).

Una vez dicho esto, ¿qué es la pretemporada?

Es el período que viene después de un descanso o cese de actividad y previo al período de entrenamiento “normal” para la mejora gradual de las distintas capacidades físicas y por ende, la mejora del rendimiento deportivo. Esto es así en todos los deportes y siempre es y debe ser el punto de partida. El descanso nos viene genial para poder mejorar, tras él nuestras capacidades no parten de cero (dependiendo del nivel del atleta partirá de un punto o de otro).

“El objetivo de la pretemporada es y debe ser crear las bases para un buen período competitivo”.

Distinguiendo en la pretemporada dos fases: la general y la específica. Pero veamos cada parte por separado:

  • Período preparatorio general: tiene como objetivo crear las bases para la adquisición de la forma deportiva, elevándose el nivel general de la capacidad de trabajo, a través del desarrollo de las capacidades condicionales y coordinativas. Los medios y los métodos de entrenamiento serán múltiples, apuntando siempre a lo general, y no a lo específico.
  • Período preparatorio específico: la dirección del entrenamiento tiene mayor dirección y mayor relación con las habilidades específicas del deporte. Se deberá intensificar el trabajo de tal manera que garantice el desarrollo amplio de las capacidades especiales del deporte en cuestión.

 PAUTAS BÁSICAS PARA UNA CORRECTA PRETEMPORADA

Necesitaremos al menos un par de semanas en las que se realizará un trabajo de trote suave que también puede ser combinado (con bicicleta o natación) cuyo objetivo será que los músculos vuelvan a recibir sangre en mayor grado, adquieran tensión y el corazón bombee por encima del esfuerzo basal –en reposo-

El trabajo posterior se irá incrementando de manera gradual, introduciendo más trabajo en cuanto a cargas musculares y distancias con algo de acondicionamiento físico técnica de carrera con el objetivo de ir aumentando nuestra resistencia al trabajo. Seguiremos con ritmos moderados.

Durante la pretemporada el atleta debe intentar armonizar todas las partes de su cuerpo y no sólo incidir en las que son directas para el running como pueden ser las piernas. Debe trabajarse brazos, tronco, etc.

Establecer las rutinas (el orden) que nos acompañaran durante toda la temporada: calentamientos, técnica, entreno, estiramiento…

Tenemos que hacer hincapié en fortalecer y potenciar (introducir trabajo de cuestas)

Mejorar la coordinación dinámica general, las habilidades y las destrezas

Desarrollar la potencia aeróbica y la elasticidad

Correr por superficies blandas o medias (NO duras)

Mejorar la autoestima, renovar energías y aumentar la motivación

El/La que pueda/quiera, repito, puede comenzar esta fase inicial con trabajo mixto/cruzado alternando bicicleta/running/natación que nos vendrá genial para realizar estas primeras sesiones de trabajo de manera más amena sin perder un ápice del trabajo que queremos desarrollar ya que se complementa todo de manera excepcional.

Juan Pablo Gómez Martín

Entrenador Nacional Atletismo

Alto Rendimiento

http://www.entrenadoratletismo.com

@juanpacoach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s